Esteve

16/04/2018

ASTURIAS CUENTA CON CUATRO NUEVOS DESFIBRILADORES GRACIAS A LATIDOS QUE SUMAN

Dos se han instalado en Oviedo y los otros dos en Gijón, donde se han donado más kilómetros gracias a la solidaridad de sus ciudadanos

Asturias es una de las únicas siete comunidades autónomas con una normativa que obliga a disponer de desfibriladores en espacios públicos1

En su primera edición, Latidos que Suman, ha recorrido 70.000 kilómetros e instalado 20 desfibriladores en 6 Comunidades Autónomas distintas

Gracias a los kilómetros que médicos y farmacéuticos han recorrido y donado en la primera edición de la carrera virtual solidaria “Latidos que Suman”, impulsada por ESTEVE y la Asociación España Salud, Asturias cuenta con cuatro nuevos desfibriladores: dos en Oviedo y dos en Gijón. Estos nuevos dispositivos aumentarán el número de espacios cardioprotegidos en Asturias y contribuirán a aumentar también las probabilidades de supervivencia ante una parada cardíaca.

En Oviedo, los dos desfibriladores se han instalado en el Centro Social El Cortijo y en el Centro Social de Trubia. Mientras, en Gijón los dos nuevos espacios cardioprotegidos son el Edificio Gota, sede principal de la Fundación Municipal de Servicios Sociales; y el Centro de Cultura Antiguo Instituto, sede principal de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular.

Los desfibriladores son el tratamiento más efectivo ante una parada cardíaca, ya que las probabilidades de sobrevivir a un episodio de este tipo se reducen en un 10% por cada minuto que pasa. Cada año, unos 40.000 españoles fallecen por muerte súbita. Pero si al lado de cada extintor hubiera un desfibrilador de acceso público y personal con conocimientos mínimos de reanimación, podrían salvarse más de 4.500 vidas al año 1 .

Desde 2016, el Principado de Asturias cuenta con una normativa que obliga a instalar desfibriladores en espacios públicos (igual que Andalucía, Canarias, Cataluña, Euskadi, Madrid y Valencia). Así, hoy en día, deben instalarse en centros comerciales de más de 2.500 metros cuadrados; en aeropuertos y puertos comerciales, estaciones de autobuses o tren de poblaciones de más de 50.000 habitantes y las instalaciones de tren o autobús con una afluencia diaria igual o superior a 2.000 personas; en establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas con un aforo superior a 750 personas; y en instalaciones deportivas con una afluencia igual o superior a 5.000 personas.


En la primera edición de “Latidos que suman”, médicos y farmacéuticos han recorrido 70.000 kilómetros andando, corriendo, nadando o en bicicleta que se han convertido en 20 desfibriladores. Estos aparatos se han instalado en aquellas 6 CCAA donde se han aportado más kilómetros. Así, además de los 4 desfibriladores correspondientes a Asturias (2 en Gijón y 2 en Oviedo), también se han instalado otros 5 en Extremadura (3 en Cáceres y 2 en Badajoz), 4 en Navarra (Pamplona), 4 en Andalucía (en la provincia de Sevilla), 2 en País Vasco (San Sebastián) y 1 en Castilla y León (Zamora).

Segunda edición de “Latidos que Suman”: 30 nuevos desfibriladores más

La carrera solidaria y virtual ha finalizado recientemente su segunda edición, habiendo recorrido 100.000 kilómetros en cuatro meses gracias a la participación de médicos, farmacéuticos y, en esta ocasión, también los ciudadanos, quienes han convertido su actividad deportiva en desfibriladores a través de la web www.latidosquesuman.com.
Como resultado de esta segunda edición, se instalarán otros 30 nuevos desfibriladores en todo el territorio nacional, concretamente en aquellas CCAA donde se hayan aportado más kilómetros a través de esta iniciativa, cuyo objetivo es salvar vidas al mismo tiempo que se promueven hábitos de vida saludables entre la población.

Actualmente, España está a la cola en número de desfibriladores instalados respecto a la Unión Europea: unos 10.000 frente a los 100.000 en Francia, los 80.000 en Alemania o los 50.000 en Reino Unido1. Aún existe una escasa concienciación, conocimiento y ausencia de iniciativas para promover el uso de estos dispositivos. Y sólo un total de siete CCAA en España cuentan con una normativa que obliga a instalar desfibriladores en espacios públicos. El objetivo de “Latidos que Suman” es aumentar el número de espacios cardioprotegidos en todo el territorio nacional.

1 Según la Asociación España Salud www.españasalud.org